EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS

El corazón de las tinieblas

Joseph Conrad nació en Polonia en 1857 y en el deambular de su vida llegó como capitán de barco al Congo Belga contratado por la Compañía, una siniestra organización dirigida por el rey de los belgas Leopoldo II dedicada a saquear las riquezas del sufrido continente africano.

LA METAMORFOSIS KAFKA

La Metamorfosis

La metamorfosis comienza así: “Cuando Gregor Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto”

EL SILENCIO BLANCO JACK LONDON

El silencio Blanco

Frío, fundamentalmente frío es lo que se siente cuando se lee El silencio Blanco y otros cuentos. En varios de ellos este frío llega a la desesperación, especialmente en el angustioso relato “Encender la hoguera” en el que la vida depende de que una cerilla se encienda.

CIEN AÑOS DE SOLEDAD

Cien años de soledad

En Cien años de soledad la vida es cíclica, un mágico círculo cerrado que comienza con la fundación de Macondo y termina con el último de la estirpe. José Arcadio y Úrsula dan inicio a esta saga familiar de seres marcados por la soledad y por un destino escrito en un pergamino.

Sin noticias de Gurb

Sin noticias de Gurb

Sin noticias de Gurb cuenta las andanzas de dos extraterrestres que llegan a la tierra para aterrizar en Sardanyola un municipio muy cerca de Barcelona, de donde es oriundo el autor de esta corta y divertida novela, Eduardo Mendoza.

EL RETRATO DE DORIAN GRAY

El retrato de Dorian Gray

No sabemos si recomendárselo… es un libro pedante: “Continuó Lord Henry, con su voz baja y musical y con aquella graciosa flexión de mano que fue siempre tan característica en él y que ya tenía en la época de Eton”

Las cenizas de Ángela

Las cenizas de Ángela

Cuando recuerdo mi infancia me pregunto cómo pude sobrevivir siquiera. Fue, naturalmente, una infancia desgraciada, se entiende: las infancias felices no merecen que les prestemos atención. La infancia desgraciada irlandesa es peor que la infancia desgraciada corriente, y la infancia desgraciada irlandesa católica es todavía peor

Sin destino

Sin destino

Sin destino nos cuenta el año y medio de vida de un joven judío húngaro deportado al campo de concentración de Buchenwald, lo que allí vio y lo que padeció hasta que fue liberado. El libro es, más o menos, autobiográfico porque su autor, Imre Kertész, fue ese joven de quince años y le tocó vivir aquella experiencia.

El honor perdido de Katharian Blum

El honor perdido de K. Blum

Heinrich Böll en la introducción de El honor perdido de Katharina Blum escribe “Las personas que se citan y los hechos que se relatan son producto de la fantasía del autor. Si ciertos procedimientos periodísticos nos recuerdan a los del Bild-Zeitung, el hecho no es intencionado ni casual, sino inevitable“.

El Buscón Quevedo

El buscón

Cuando lo llaman el Siglo de Oro de la literatura en castellano por algo será. Quevedo pertenece a ese siglo y a una generación entre las que están figuras de la talla de Cervantes, Góngora, Garcilaso o Lope de Vega.